Un puesto de trabajo ergonómico, que se adapte a las personas, previene molestias y enfermedades, crea estados psicológicos saludables y reduce los índices de absentismo laboral. Por lo tanto, el estudio ergonómico de un puesto de trabajo incrementa nuestra productividad. Si nos sentimos bien, indudablemente, trabajamos mejor.

¿Cómo te sientes cuando finaliza tu jornada laboral? ¿Cansado? ¿Te duele la espalda o la cabeza?  Estas sensaciones pueden estar relacionadas con tu espacio de trabajo.

Frente al estrés, las tensiones… nada mejor que un entorno laboral saludable, que nos evite problemas musculares; que asegure nuestra comodidad; que favorezca la comunicación con nuestros compañeros; que nos motive; que se adapte a nuestras necesidades; que estimule nuestro talento y nuestra creatividad…

Podemos dividir en tres grupos los problemas más comunes que padecen las personas que trabajan en una oficina:

  1. Alteraciones visuales: quemazón, picores, tensión, borrosidad, vértigo, etc.
  2. Problemas musculoesqueléticos: cervicales, dorsalgias, lumbalgias, etc.
  3. De índole emocional o psicológico: trastornos del sueño, ansiedad, estrés… Así, la oficina se convierte en un importante factor de motivación, cuando nos proporciona bienestar y calidad de vida. Factores como la ergonomía del puesto, la luz, el color… desempeñan un papel primordial en nuestro estado anímico, lo que está directamente relacionado con nuestra capacidad de concentración, con nuestra disposición hacia el trabajo…

¿Qué es un puesto de trabajo ergonómico?

Es aquel que proporciona una adecuada estabilización del cuerpo para la tarea que se está realizando. Es decir, no es la persona la que debe adaptarse al entorno, sino el entorno el que ha de adaptarse a la persona.

¿De qué sirve un precioso despacho si nos provoca dolor de espalda? ¿De qué sirve instalar un gimnasio en la empresa si los puestos de trabajo de esas oficinas son la causa de diferentes patologías y enfermedades?

Sillas de oficina para personas con problemas de espalda

Puestos de trabajo ergonómicos

Además, el puesto de trabajo ergonómico reduce los costes derivados de los índices de absentismo laboral. En Estados Unidos en empresas que habían implantado un programa de ergonomía se habían reducido en alrededor de un 80 por ciento los gastos de compensación de los trabajadores.

Un puesto de trabajo ergonómico mejora el rendimiento del trabajador entre un 20 y un 25%.

Por todo ello, el entorno de trabajo es un valor en alza en las políticas de captación y retención del talento. Además de los incentivos salariales, los trabajadores valoran cada vez más el equilibrio entre su vida profesional y privada, la autonomía, la flexibilidad y la capacidad de elección. y además, queremos trabajar en oficinas confortables en las que nos sintamos a gusto, y más aún tras la pandemia.

Las empresas, por su parte, se preocupan más por diseñar oficinas humanas y ergonómicas porque han comprobado que su diseño impacta en la eficacia, creatividad y retención de sus empleados.

Estudio ergonómico de un puesto de trabajo

Hablamos de la necesidad de diseñar puestos de trabajo ergonómicos, pero ¿qué entendemos por una oficina ergonómica?

El estudio ergonómico de un puesto de trabajo implica analizar que cumpla una serie de requisitos. El primero: que se adapte a su usuario y a su actividad y responda al concepto de ergonomía dinámica; es decir, si las personas y sus funciones cambian, también la oficina y los elementos que la componen deben evolucionar.

El segundo requisito básico del puesto de trabajo es que el mobiliario cumpla con las normas ergonómicas. Cuando no es así surgen las patologías tan comunes en una oficina: dolor de espalda, de cuello, molestias oculares…

Lo mejor es prevenir. Atrás quedaron los tiempos en los que los despachos eran lúgubres y oscuros, con estrechas mesas e incómodas sillas. Afortunadamente, hoy podemos acceder a mobiliario de oficina ergonómico que contribuye a mejorar el bienestar de las personas.

Importante es analizar qué tecnología lleva el puesto -pues incide en su diseño-  y determinar si los puestos de trabajo son asignados o «calientes» de uso compartido, pues esta decisión afecta a la elección de diferentes elementos del puesto, como el archivo. En la segunda opción, el archivo del puesto desaparece y generalmente es sustituido por una taquilla.

Definidos los puestos de trabajo, se contempla el número de personas; qué departamentos forman la empresa; cuál es la relación / comunicación que va a existir entre los diferentes departamentos y qué zonas comunes se necesitan. Con estos datos preliminares se procede a realizar la zonificación.

oficina-flexible

El siguiente paso consiste en el diseño de cada departamento y/o cada área comun: si se necesitan despachos cerrados; si se van a celebrar reuniones dentro del departamento; si se reciben visitas externas; qué aislamiento necesita cada persona que compone el departamento; si en las áreas comunes son necesarios espacios para la concentración; si las reuniones son informales o formales… 

No solo el puesto de trabajo incide en nuestra salud, el entorno también. Vigilar el nivel de iluminación, de ruido o el confort visual y el térmico son aspectos básicos en la implantación de una oficina. La correcta disposición de elementos de compartimentación (paneles) nos puede ser de gran ayuda.

Al definir el tipo de panel más apropiado para cada espacio se analizan tres aspectos básicos: el nivel de aislamiento visual que necesitamos, el nivel de aislamiento sonoro y cómo aprovechar la luz natural.

Diseño ergonómico de puestos de trabajo

A continuación, te ofrecemos algunas pautas sobre el diseño ergonómico de puestos de trabajo:

La mesa ergonómica

Hasta hace no mucho tiempo, el diseño de las mesas no distinguía entre las diferentes actividades que se realizaban en una oficina, predominando el clásico tablero rectangular que se empleaba para todo tipo de trabajo y usuario.

Sin embargo, es importante que las superficies de trabajo o tableros se diseñaden en función de la actividad que se realice en cada puesto de trabajo. Por ello, en Ofita hablamos de “Una superficie para cada función”.

Las mesas de trabajo tienen que tener una superficie lo suficientemente amplia como para que podemos apoyar los antebrazos con comodidad. Además, han de tener espacio suficiente para todos los enseres de trabajo. 

Una segunda regla de oro es que el puesto disponga de espacio suficiente para moverse y para que el usuario no se vea obligado a adoptar posturas forzadas por no disponer de espacio suficiente. Deberían quedar al menos 1,20 m libres detrás de la mesa. Igualmente  debe disponer de un espacio para las piernas y los muslos, de forma que no interfieran con ningún obstáculo.

Para crear un puesto de trabajo ergonómico, también aconsejamos elegir una superficie de la mesa de color claro o madera y mate, y recordar que existen una serie de complementos recomendables, como son el reposapiés o los atriles.

La mesa debe ser estable, para que no vuelque, sus bordes y esquinas deben ser redondeadas y los cables no deben molestar a las personas. Para ello, se recomiendan las mesas con canaletas para el cableado o sistemas de electrificación incorporados.

La altura de la mesa es también otro factor importante en el diseño ergonómico de los puestos de trabajo, como explicamos en un post anterior.

En el trabajo de oficina, adoptamos para algunas tareas una postura apoyada en la mesa, para otras actividades permanecemos apoyados en el respaldo de la silla y para otras preferimos trabajar de pie. El mobiliario, por lo tanto, debería permitir la posibilidad de que cambiemos de postura frecuentemente. Además de contar con márgenes de ajustabilidad de sus dimensiones funcionales.

Una opción cada día más recomendada para el bienestar de las plantillas es que puedan alternar el trabajar de pie con trabajar sentados. Por ello, os proponemos las mesas de altura regulable.

Multilevel

Mesa elevable Multilevel, de Ofita.

El ordenador

Muchos problemas posturales se originan porque el ordenador está situado a un lado, lo que nos obliga a trabajar con el tronco y la cabeza girados; porque la pantalla está demasiado alta o muy cerca de los ojos, y porque el usuario no tiene espacio suficiente para apoyar las muñecas y los antebrazos mientras trabaja con el ordenador.

La distancia desde la pantalla hasta los ojos, debe ser de 55 cm, y el borde superior de la pantalla debe estar más o menos a la altura de los ojos. Es decir, a unos 45 cm. por encima del tablero de la mesa.

La pantalla ha de colocarse perpendicular a las ventanas. Nunca enfrente o de espaldas a ellas a fin de evitar reflejos y deslumbramientos.

like

Silla Like de Ofita

La silla 

La silla es el principal elemento de un puesto de trabajo ergonómico. La mayoría de las dolencias relacionadas con la oficina tienen su origen en su mala elección. Su diseño debe responder a criterios ergonómicos y no sólo a los puramente estéticos o a las tendencias de moda. El usuario tiene que encontrar en el asiento el apoyo que necesita para mantener una postura correcta y saludable.

La silla de trabajo debe adaptarse a la complexión física de su usuario y a la actividad que éste realiza, lo que le permitirá adoptar una postura correcta en todo momento.

En este anterior post encontrarás los requisitos ergonómicos para una silla saludable